Una prenda imprescindible

Arte y demás historias por Bárbara Rosillo

Rafael Sanzio. Autorretrato con un amigo. 1518. Museo del Louvre. Rafael Sanzio. Autorretrato con un amigo. 1518. Museo del Louvre. Paris.

Michelangelo Caravaggio. Magdalena penitente. 1594-1596. Galería Doria Pamphili. Roma Michelangelo Caravaggio. Magdalena penitente. 1594-1596. Galería Doria Pamphili. Roma

          La camisa ha sido una pieza imprescindible a lo largo de los últimos siglos. Su patrón se ha ido modificando como consecuencia de la simplificación que ha afectado a determinadas prendas a lo largo del siglo XX. En tiempos pasados se consideraba una segunda piel ya que era lo primero que ambos sexos se enfundaban. Su corte solía ser rectangular y el patrón sencillo. Estaba formada básicamente por dos partes: el cuerpo y las mangas. La cantidad de tela necesaria para su confección rondaba las cuatro varas (algo más de tres metros). El cuerpo era largo cubriendo siempre las caderas aunque en el caso femenino podía llegar hasta las rodillas, a veces, incluso eran tan largas que se podía prescindir del uso de…

Ver la entrada original 339 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s